¿Qué pasa con el alzheimer y los virus?

¡Buenas a todos! El otro día apareció una noticia que me llamó mucho la atención porque relacionaba dos cosas que para mí no tenían nada que ver: la enfermedad de alzhéimer y los virus del herpes. Me quedé un poco loca, pero tampoco era la primera vez que veía relacionar cosas extrañas, así que pensé que qué mejor que aprovechar para contároslo en detalle. ¿Qué relación han encontrado?¿Qué significa?¿Y qué avances puede suponer?


Empezaremos por el principio y hablemos del alzhéimer. 


Enfermedad de Alzheimer

Como seguramente sabéis, es una enfermedad neurodegenerativa que se suele manifestar en la tercera edad (más de 65 años) y cuyo síntoma más típico es la pérdida de memoria. Por ahora, es una enfermedad incurable y terminal, y muy pocas personas viven más de los 14 años tras el diagnóstico. En realidad, estos son bastantes más años que en el caso de otras enfermedades, pero son años malos, ya que se produce mucho deterioro. Se empieza siendo incapaz de almacenar recuerdos nuevos, pero poco a poco se van olvidando también los antiguos.

Actualmente, se sabe que en esta enfermedad las neuronas van muriendo y se forman en el cerebro una especie de placas u ovillos característicos. Esto es lo que hace se relacione con alguna forma priónica que no conocemos bien, pero vamos, que no hay nada claro todavía y por eso se investiga tanto.

Resultado de imagen de alzheimer
Ved la comparación entre los cerebros.

El hecho de que no se conozca la causa hace que sea difícil de curar, pero también difícil de predecir con tiempo. Existen muchas enfermedades directamente relacionadas con una mutación, con lo que se puede saber si la persona las padecerá o no con un simple análisis de sangre (o por lo menos, conocer la predisposición). Sin embargo, esto aún no se tiene claro del todo con el alzhéimer, lo cual es un problema. Además, también hace difícil buscar terapias alternativas como por ejemplo, la terapia génica.


El alzhéimer y los virus

En Estados Unidos han realizado un estudio analizando masivamente tejidos de cerebros, tanto sanos como aquellos que habían muerto por alzhéimer (todos cerebros de gente que había muerto, nada de biopsias). Lo que hicieron fue analizar el RNA (¿Cómo?¿Que no sabéis lo que es el RNA? Corred a leer esta entrada) de cada uno de estos 900 cerebros.

Podéis leer este artículo aquí.


Actualmente, este análisis de datos está muy de moda, porque sin ser horriblemente complicado, da mucha información. Lo que se suele hacer es coger tejidos y usar técnicas que aíslan solo el RNA. Este se puede analizar y encontrar diferencias entre los enfermos de alzhéimer y los sanos. La idea es que quizás estas diferencias nos puedan indicar cosas que no sabíamos sobre la enfermedad, incluso las causas o posibles ideas de tratamiento, y precisamente porque son muy útiles, se utilizan mucho. 

Sin embargo, en este estudio encontraron algo inesperado y es que en los cerebros de los enfermos encontraron cantidades muy altas de dos virus: HHV-6A y HHV-7. Estos virus son de la familia herpesvirus y afectan típicamente a humanos. Hace tiempo ya que se conocen, y se sabe que normalmente nos infectan  de pequeños y no suelen causar síntomas. 

Los virus de la familia herpesvirus son viejos conocidos nuestros y de hecho, todos tenemos. Una característica de estos virus es que cuando te infectas con ellos suelen integrarse en nuestro DNA en un tejido concreto de forma latente, sin hacer nada. Sin embargo, cuando tienes alguna situación donde tu sistema inmune no está en su máximo, estos virus pueden activarse y salir. ¿Sabéis cuando nos salen las típicas morreras en el labio o nariz? Es precisamente porque los herpesvirus están ahí a tope, y por eso suelen aparecernos cuando estamos malitos o bajos de defensas. 

No es que los virus sean algo totalmente ajeno al cerebro porque estos investigadores encontraron diferentes virus en todos los cerebros. Lo curioso es que justamente estos dos aparecían en cantidades muy altas solo en los enfermos de alzhéimer, pero no en los sanos. Esto tiene mucha importancia, porque nos lleva a pensar en una relación entre ambos, y una nueva línea en la que investigar. 

Pero vamos a ver, ¿qué significa este hallazgo? Antes de motivaros a decir que ya casi tenemos cura contra el alzheimer, seguid leyendo.


Correlación no implica causalidad

Confundir hechos relacionados entre sí con que un hecho cause a otro es un error muy común a la hora de interpretar datos, pero también muy grave. Lo voy a repetir una vez más para que os lo grabéis a fuego en el cerebro: 

Que dos hechos estén relacionados no significa obligatoriamente que uno cause al otro. 

A menudo, tendemos a ver gráficas que relacionan dos datos y los vemos ahí juntos y tan bonitos que no podemos evitar pensar que uno de los hechos se da por culpa del otro. Incluso da la sensación de que la relación causal es la única que conocemos, cuando no es así. 

Os voy a poner un ejemplo fácil de entender y aquí tenéis la conversación que mantuve con un compañero hace tiempo ya sobre esto. Estábamos hablando de la relación entre dos personas que shippeamos (y que vamos a llamar J. y Mr. Bad para preservar su anonimato). Mi amigo mantenía que J. era el más romántico de los dos y que seguro que había conseguido conquistar a Mr. Bad con flores y regalos. Y entonces me dijo "¿Ves como la técnica de mandar flores funciona?" y de ahí siguió el resto de la conversación. 



Parece sencillo y limpio: J. le ha mandado flores a Mr. Bad y ahora se van a casar. Las flores causan la boda. Pero no. Ahí está el truco ¿en serio las flores causan la boda?

Como digo, es mucho más lógico que un tercer hecho cause ambos. Por ejemplo, J. está enamorado de Mr. Bad y le gusta regalarle detalles, como flores, porque es un tío muy romántico. Además, Mr. Bad está también enamorado de J. (en serio, no llenéis de flores los despachos de gente que no quiere nada con vosotros, que queda feo). Entonces, sería el amor que hay entre ambos señores lo que provoca la boda y lo que ha provocado las flores también. Es decir, un tercer hecho (que estén enamorados) causa ambas. 

Pues con lo de los virus igual. El hecho de que en el cerebro de personas con alzhéimer se hayan encontrado cantidades mucho más altas de estos virus podría significar que los virus causan el alzhéimer. Pero también podría significar muchas más cosas. 

Mismamente, los investigadores sugieren que otra opción podría ser la contraria: el alzhéimer es lo que hace que los virus lo tengan más fácil para propagarse. La enfermedad, al irse muriendo las neuronas, podría hacer que los virus tuvieran más facilidad para entrar, infectar a más células del cerebro y por eso aparecen más. 

También podría ser un tercer hecho. (Ojocuidao esto es ya de mi cosecha no os lo vayáis a creer) pero podría ocurrir que hubiera una mutación genética que dieran predisposción tanto al alzhéimer como a una mayor infección por los virus. Así, las personas que tengan esa mutación genética les podrían ocurrir ambas cosas y luego se vería en sus cerebros. REPITO, esto es cosa mía, por poner un ejemplo, no digo que tenga ninguna prueba que lo sustente. 



Pero esto no significa que este hallazgo no tenga importancia. El hecho de haber descubierto una relación entre el alzhéimer y los herpesvirus da más datos sobre esta enfermedad que podrían ser cruciales para futuras terapias (bueno, o igual no, pero eso no le quita valor al conocimiento). 

Como seguramente sabéis, el alzhéimer es una de las enfermedades en las que más se investiga hoy en día. Afecta a muchas personas, pero a más afectará en el futuro. No porque la enfermedad se expanda ni nada, sino porque cada vez las personas vivimos más tiempo y esta enfermedad es propia de la tercera edad. Hoy he leído una noticia que decía que para 2050, el 40% de los españoles tendrá más de 65 años. Eso es un montón de gente potencialmente afectada de una enfermedad muy incapacitante que, evidentemente, se quiere curar. 

Encontrar un tratamiento eficaz para enfermedades como el párkinson, el alzhéimer, la demencia y etc que no se base solo en los síntomas sino en eliminar la enfermedad sería una pasada. Es cierto que muchas novelas de cifi tienen planteamientos en los que las personas viven muchísimos años, y yo también creo que ese momento llegará. Sin embargo, de poco sirve vivir muchos años con la cabeza mal, así que entiendo que tantos esfuerzos se concentren en esto (bueno, y también porque son enfermedades crónicas de países desarrollados que dan muucho dinerito). Así que esta es otra idea que podéis incluir en vuestras creaciones: no hagáis sociedades donde estas enfermedades se hayan curado; haced sociedades donde se estén curando.



Creo que esto es todo lo que os quería contar hoy. Sé que últimamente estoy haciendo entradas más cortas pero no es vagancia, es que cuando las hacía de 3000 y pico palabras no me leía ni peter, y no es plan. Si os ha gustado, no olvidéis compartir por las redes, dejarme un comentario y si queréis tirar la casa por la ventana, invitadme a un café. Y por favor, si os tenéis que quedar solo con una cosa de esta entrada, que sea que CORRELACIÓN NO IMPLICA CAUSALIDAD. 





Raquel Alonso Román

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram