El anacronismo en Fundación: ¿el futuro?

¡Buenas a todos! Por fin estoy de vuelta en Tintes de Ciencia. Los exámenes bien, gracias :D

Hoy voy a hablaros de Fundación. "¿Otra vez, Raquel?¿Pero cuántas veces nos vas a hablar de Fundación?" "Todas las que haga falta." Pero esta vez es diferente, esta vez os quiero hacer reflexionar sobre el futuro. Y es que Fundación, creo yo, consigue muy bien el objetivo de sumergirte en el universo creado por Asimov, pero una vez que lo analizas de cerca, puedes ver que hay notas disonantes. Antes de que nadie se me eche al cuello, quiero decir que esto es solo mi opinión y que tú tienes todo tu derecho a no estar de acuerdo conmigo. Yo solo quiero haceros reflexionar y, con un poco de suerte, que lo podáis aplicar a vuestras obras.




Pongámonos en situación. Esta saga de novelas se desarrolla en lo que parece un futuro muy muy lejano, donde los humanos hemos colonizado toda la galaxia, de punta a punta. La gente no es ciudadana de un país, sino de un planeta, y moverse entre ellos es tan fácil como moverse entre países hoy en día. Las parejas pueden ir de viaje de novios a un planeta tropical y viajar por el hiperespacio (mucho más rápido que la luz) es tan fácil como coger la autopista.

El primer libro de Fundación se publicó en 1951, lo que nos indica que Asimov crearía su universo unos cuantos años antes. Pongamos, como tarde, en los años 40. Vamos, que ha llovido muuucho desde entonces y un montón de cosas han cambiado. En los años 40 tuvo lugar la Segunda Guerra Mundial, con todo lo que eso supuso y con todos los cambios que trajo consigo. Por ejemplo, en 1941 se descubrieron las siliconas, a partir de 1946 se crearon la UNESCO y la CIA y a principios de 1948, Gandhi seguía vivo.

En los años 40, la gente vestía así:



En España, en los años 40 acababa de empezar la dictadura franquista y las leyes eran muy diferentes de cómo son ahora (por mucho que la gente se empeñe en decir que "seguimos anclados en el franquismo", por favor, ahorraos esos comentarios). No voy a seguir con esto, porque supongo que todos entendéis que, ahora que han pasado más de 70 años, han cambiado muchas cosas.

Y lo curioso es que cuando pensamos en el futuro, solemos pensar en los avances que ha habido en la tecnología, pero ¿y los avances sociales?¿y del lenguaje? Nuestros bisabuelos trataban a sus familias de forma diferente a como las tratarían si vivieran ahora, hablaban diferente a nosotros, tenían rutinas diferentes y formas de pensar diferentes. ¿Cómo se refleja eso en la escritura futurista?

Lo que he observado al leer Fundación es que hay muchas cosas que me parecen anacrónicas, es decir, que me parece que no pertenecen a ese futuro tan lejano que pinta Asimov. Vayamos por partes.


¿Dónde están las señoras?

El número de personas en el Universo es tan grande que se ha desarrollado la psicohistoria, una ciencia capaz de predecir el futuro basándose en la historia pasada, en la psicología y en las matemáticas ¿y me estás contando que no hay mujeres? O mejor dicho ¿me estás contando que las mujeres no tienen absolutamente ningún papel en la sociedad? En los dos libros que he leído hasta ahora, solo ha salido una mujer con relevancia para la trama, pero a cambio han salido decenas de hombres. Hay alcaldes, reyes, gobernadores, comerciantes, agricultores, científicos... pero ¿dónde están las señoras?¿por qué no hacen nada?

Evidentemente, en los años 40 las mujeres tenían bastantes menos oportunidades de hacer cualquier cosa que no fuera casarse y tener hijos, pero por lo visto, Asimov no se planteó que la cosa pudiera cambiar.

Puede que venga gente a decirme que Asimov era machista en todos los ámbitos de su vida, y que a eso se debe la falta de mujeres. Ahí no me meto. Lo que quiero que observéis es que la sociedad que ves ahora no es la sociedad que verás en 40 años, así que si vas a situar algo en el futuro, moléstate en imaginar cómo puede haber cambiado.


Fumando

Hace bastantes años que se descubrió que el tabaco era malo para la salud, algo que ahora nos parece lo más obvio del mundo. Hoy en día, en España cada vez se fuma menos y la gran mayoría de la gente que lo hace es consciente de los riesgos.

Pero también ha cambiado la actitud de la gente respecto al tabaco. Yo no soy nada vieja pero me acuerdo cuando antes se podía fumar en los bares, y ahora ni se nos ocurrirían. Pero mi profesor de Matemáticas de Bachillerato nos contó que, cuando él estudiaba la carrera (calculo que sería en los años 70), tanto el profesor como los estudiantes fumaban en clase con total normalidad. ¡Esas cosas ahora nos parecen aberrantes!

Pero en la novela de Asimov, los personajes todavía fuman. ¿Cuántos siglos habrán pasado y aún siguen enganchados a los cigarrillos?

Si vas a plantearte ambientar una novela en el futuro, quizás deberías plantearte cuáles de las cosas que para nosotros son lo más normal del mundo pueden cambiar más adelante. No te estoy pidiendo que aciertes, porque evidentemente, no puedes predecir el futuro así como así. Te estoy pidiendo que le des una vuelta a lo que conoces, que te atrevas a cambiar. Total, nadie va a juzgarte por ello.


Los avances aleatorios

La ciencia avanza que es una barbaridad. Esa frase la digo aproximadamente cada 5 minutos, pero es que es verdad. Nosotros no podemos saber exactamente cómo va a avanzar la ciencia, pero sí podemos hacernos una idea de que más o menos todo avanza a la par. Es decir, la medicina avanza, la física avanza, las tecnologías de la comunicación avanzan... no hay un solo campo que avance mientras los demás se quedan atrás.

Por supuesto, esto sí ocurriría si a todos los gobiernos dejaran de invertir en todas las áreas salvo en una. Por ejemplo, imaginad que tenemos que salir de la Tierra por algún posible peligro: es de esperar que todo el mundo se centrara en la tecnología espacial, y otros aspectos, como la Biología Molecular, pasaran a un segundo plano.

Ahora bien, en Fundación parece que los únicos avances importantes han sido los referentes a los viajes por el hiperespacio y a la psicohistoria, porque lo que es el resto... Hari Seldon va en silla de ruedas. Hay un rey que tiene una enfermedad que nadie sabe qué es. ¿De verdad me estáis diciendo que no se ha avanzado nada en medicina? Porque hoy en día, viajar más rápido que la luz queda increíblemente lejos pero sabemos muuucho de diagnóstico.

Esto me chirrió un poco. No estoy diciendo que Asimov no acertara, es que me da la sensación de que no se preocupó por pensar en cómo sería el futuro, sino que simplemente añadió los elementos que él consideraba necesarios. Igual esa era la intención de Asimov al escribir, la verdad es que no soy ninguna estudiosa de su obra y no lo sé. Que quede claro, antes de que vengan fanboys de Asimov a criticarme, que disfruté mucho estos libros y me parecen una obra maestra. Solo lo estoy usando como excusa para explicar algunas cosillas que me parecen importantes.

Imagen de mi edición.

La cultura

Hay otras dos cosas que observo que cambian muy a menudo y a las que en muchos libros no se le presta la suficiente atención. Me refiero a la ropa y a la forma de hablar.

La forma de vestir hoy día dice muchísimo de nosotros, hay un estilo bastante claro (pantalones y camisetas) que se repite en casi todas las partes del mundo (con muchas excepciones por supuesto). Obviamente, hace dos siglos esto no era así, pero hace 6 mucho menos. Y posiblemente, dentro de 4 o 5 siglos la gente vestirá muy raro y se disfrazarán de nosotros en Carnaval y esas cosas.

Si ambientas una historia en el futuro, en la ropa tienes un elemento muy interesante sobre el que innovar. Dicen que la moda es cíclica, pero yo no lo tengo tan claro, así que puedes hacer lo que quieras. ¡Pero por amor de Seldon, discurre un poco!

La forma de hablar y de tratarse es otra. Antes, la gente era más respetuosa en el lenguaje con sus mayores, ahora la cosa ha cambiado. Seguimos usando la fórmula "usted" de cortesía, pero ya no decimos "vuestra merced" ni cosas de esas y por supuesto, la cosa es mucho más relajada entre iguales, por ejemplo, compañeros de trabajo, y dentro de una familia.

El lenguaje también evoluciona: aparecen palabras y expresiones, desaparecen otras. No estoy pidiendo que desarrolléis un nuevo lenguaje, por supuesto, sería como escribir una novela histórica en castellano antiguo, pero algunas pinceladas pueden estar interesantes (por ejemplo, lo que hacía Orwell en 1984).

Asimov no hizo, en mi opinión, especial hincapié en estos dos aspectos. Esto contrasta mucho con el trato que le dio a la religión (lo que ya expliqué de convertir la ciencia en religión) y también al desarrollo del comercio y relaciones internacionales entre planetas y regiones, cosa que me pareció muy interesante. Tampoco me voy a meter muy a fondo en eso, pero si leéis o releéis esta saga, os recomiendo que os fijéis en eso.



Estos son los ejemplos que más me llamaron la atención. Simplemente, me parecieron cosas anacrónicas que no encajaban mucho con el resto de lo que había. Pero insisto, eso no quiere decir ni que esté mal escrito ni que no me haya gustado. Cada uno escribe lo que quiere y como quiere, y si te apetece meter viajes espaciales en el SXVIII, lo haces por muy anacrónico que sea.

Lo que os he explicado yo son observaciones para los amantes del worldbuilding, cosas que tener en cuenta cuando estéis construyendo vuestro propio universo en el futuro. Al final, como siempre, la última decisión es vuestra, que para algo sois los artistas, pero yo me permito el lujo de opinar.

Creo que esto es todo por hoy, así que espero que os haya resultado útil. Estoy deseando oír vuestras opiniones en los comentarios y os agradecería también que compartierais por las redes. Y si estáis que lo tiráis, podéis invitarme también a un café virtual. ¡Nos vemos el próximo domingo!

Raquel Alonso Román

4 comentarios:

  1. Estoy absolutamente de acuerdo con el artículo. Precisamente estoy leyendo Fundación (acabando el primer libro) y había llegado a la misma conclusión. Supongo que es inevitable que cualquier historia de ciencia ficción acabe por resultar incongruente con el paso del tiempo, pero realmente en este caso es llamativo el contraste entre los avances científicos que muestra en una áreas y lo anquilosado que resulta el moodo de vida.
    Creo que Asimov se preocupaba por las grandes ideas, quería transmitir su visión acerca de los posibles cambios a nivel universal, y posiblemente consideraba que prestar atención a cada uno de los detalles cotidianos para dotar de mayor coherencia a sus novelas constituiría una ardua tarea que tan solo serviría para ralentizar el ritmo vertiginoso de sus publicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo has explicado mejor que yo misma, la verdad XD Cada uno puede elegir lo que considere, pero por ejemplo John Vareley lo explica muy bien en "Playa de Acero", especula con muchos cambios que pueden ocurrir y que ahora mismo nos parecen de locos: en la sexualidad, en la forma de vestir, de comportarse, de entenderse a uno mismo...etc
      Muchísimas gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  2. Esta lectura esta entre mi lista de este año y me encanto haber leído esto porque estoy segura que estaré atenta a los detalles que aquí has resaltado. Muy bonita tu página, recién la descubrí. Estaré atenta a un nueva publicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tu comentario! Espero que te guste Fundación, yo lo he disfrutado mucho.
      Un saludo, espero verte más por aquí :D

      Eliminar

Instagram