Mars One: ¿un Gran Hermano en Marte?

Hace tiempo que los humanos tenemos el ojo puesto en Marte. Parece un planeta acogedor, con su gravedad ligeramente menor que la de la Tierra, sus temperaturas fresquitas y sus sobrecogedores paisajes. Por eso mismo, el proyecto Mars One quizás os suene a muchos: se puso de moda hace unos años y consistía precisamente en eso, en mandar gente a Marte. 

La verdad es que a primera vista tiene una pinta fabulosa, y pese a que hace tiempo ya que la gente empezó a hablar de ello, hoy he decidido resucitarlo porque he visto que siguen en activo. Aunque acerca de Marte se podría hablar muchísimo, vamos a ir por partes. ¿Es viable eso de mandar gente al planeta rojo?¿Cómo tienen pensado hacerlo?¿Y de qué va realmente este proyecto?




¿De qué va Mars One?

Pues, como habréis podido adivinar, Mars One va precisamente de eso: de mandar gente a Marte y establecer ahí una colonia permanente. Sin embargo, lo que lo diferencia de otros proyectos del estilo es que no está financiado por ningún gobierno u organización internacional, sino que es un proyecto privado. El proyecto fue fundado por Bas Landsdorp y Arno Wielders, que tenían el dinero suficiente como para plantearse convertir su sueño en realidad. 

Mars One tiene dos partes: una sin ánimo de lucro llamada Mars One Foundation (se financia gracias a donaciones) y Mars One Ventures, que sí que tiene ánimo de lucro. ¿Y esto cómo se organiza? Pues la Foundation es la organización que se encarga de la gestión, la logística, entrena a los colonos... etc. Mientras tanto, la Ventures tiene los derechos para monetizar la misión: con merchandising, anuncios, emisión en televisión, propiedad intelectual...etc. La Foundation además, recibirá dinero de la Ventures para ayudar con la misión.

Quizás hayáis oído que la intención era crear un programa de televisión en forma de reality que grabara la vida de estos primeros colonos de Marte. Esto permitiría asegurar patrocinadores (porque quién no iba a querer ver algo así) y ganar muchísimo dinero que iría para la Mars One Ventures. Sin embargo, en la página web oficial de Mars One no aparece nada de eso y no consta que se haya comenzado a hacer ni que se hayan firmado contratos.

La misión, oficialmente, comenzó en 2013 con la selección de los candidatos. Actualmente quedan 100 (podéis cotillear acerca de ellos aquí) y se supone que a finales de este año deberían quedar 40. En 2017 debería haber comenzado el proceso llamado "Ronda 3", que consistiría en formar equipos de 10 miembros, enfrentarles a diferentes retos y así seleccionar a los candidatos que mejor lo hagan. Y digo "se supone" porque en su blog informan de que la Ronda 3 durará de Agosto a Diciembre de 2017, pero no hay ningún post informando de que haya comenzado o de cómo va. Veremos a principios del año que viene lo que ha pasado.

Con los 40 candidatos seleccionados se seguirán entrenando y en 2022 se realizará la primera misión de demostración en Marte. El objetivo sería comprobar que algunas de las cosas que serán básicas durante la colonia funcionan: entre ellas la extracción de agua, los paneles solares, las cámaras para verlo desde la Tierra y el transporte de las primeras cargas. Pero aquí no iría gente todavía, sino que basta con lanzar un robot que haga esos experimentos. 

Imagen de las misiones de demostración (por supuesto, ficticia)

Posteriormente, en 2024 según la página oficial de Mars One, se lanzará un satélite que se colocará en la órbita de Marte. Este será esencial, según dicen, para facilitar las comunicaciones entre Tierra y Marte y para poder mandar imágenes y vídeos todo el tiempo. Cuando todo esté terminado, el sistema de comunicaciones tendrá dos satélites: uno en la órbita de Marte (sería un satélite geoestacionario, es decir, que siempre está en el mismo punto del cielo) y otro en la del Sol. La razón es que el satélite sobre Marte puede transmitir información todo el rato, salvo cuando el Sol se encuentra entre la Tierra y Marte, algo que ocurre más o menos cada 26 meses y que dura unas 6 semanas. Este problema se soluciona poniendo un satélite alrededor del Sol, que hace la misma órbita que la Tierra pero un poco por detrás.

Luego ya en 2026 está planeado que se lancen a Marte un rover y otro vehículo estilo caravana. Estos elegirán la mejor localización para una colonia permanente en marte y después transportarán algunos de los módulos a su lugar correspondiente. Durante este período también se tiene que lanzar el segundo satélite: el que orbitará alrededor del Sol.


Para 2029 hay planeadas seis misiones con el objetivo de llevar a Marte parte del cargamento necesario. Aterrizarán en el emplazamiento de la colonia y también llevarán otro rover. Como veis, esto estará ya preparándose para recibir a los primeros colonos. En 2030, el rover tendrá que ir montando el emplazamiento de los colonos: cogiendo el material que se ha lanzado y montándolo para formar las unidades que albergarán a la gente, colocando los paneles solares...etc. También se extraerá agua del hielo de Marte y se almacenará. Además, se empezará a habilitar una atmósfera respirable dentro de los módulos donde vivirán los astronautas y se montarán los escudos para proteger de la radiación dentro del hábitat.

Bas Lansdorp dando una charla.

Por fin, en 2031, el primer grupo partirá hacia Marte. Esto se hará con un conjunto de vehículos propulsores y con una tripulación auxiliar, que no viajarán a Marte pero sí irán al espacio. Con esto quiero decir que no se mandará un cohete directamente de la Tierra a Marte, sino que habrá diferentes etapas y además, las órbitas de ambos planetas jugarán un papel muy importante.

Se estima que la tripulación llegará y aterrizará en Marte en 2032 y el rover les llevará módulo destinado para ellos. Una vez ahí, tendrán que acostumbrarse a la gravedad (después de todo el tiempo que han pasado en el espacio) y aclimatarse en general. Cuando ya estén perfectamente adaptados se encargarán de colocar el resto de paneles solares, unidades de comida... vamos, que tendrán que trabajar de lo lindo. Huelga decir que tienen que ser extremadamente cuidadosos, ya que ahora están solos. En caso de emergencia no tienen a nadie más, aparte del resto de miembros de la misión, que les ayuden y, como es evidente, no pueden volver a la Tierra.

En este primer viaje irán solo 4 personas, pero no estarán solos mucho tiempo, porque lo esperado es que unos meses más tarde, ya para 2033, llegue una segunda misión con otros 4 colonos. Estos ya tendrán el hábitat preparado y así, podrán ir llegando más grupos, más o menos cada dos años, si se ve que todo marcha bien.


¿Y van en serio?¿Es esto viable?

Lo primero que quiero decir es que Mars One no es solo -de nuevo a priori- el proyecto de un loco. Desde su fundación contó con apoyos de gente de la NASA, físicos y científicos en general. Hay mucha gente formada que considera que esta misión merece su tiempo y su dinero.

A mí, sinceramente, cuando lo iba leyendo, me parecía que era todo un desastre, pero resulta que los responsables de la misión han pensado en una serie de puntos que, según ellos, harán que la misión sea viable siendo que otras de características similares no lo son. Vamos a ver qué puntos son estos:

Una colonia permanente

El hecho de que la colonia sea permanente implica que no hay que traer nada de vuelta, y mucho menos a las personas. Eso significa que nos tenemos que preocupar solo del viaje de ida. No hará falta preocuparse de un vehículo para volver, ni nada por el estilo. Según los organizadores, costará mucho obtener la tecnología necesaria para hacer un viaje de ida y vuelta a Marte, pero no tanto si es solo ida. Además, esto reduciría el riesgo para los astronautas: tanto de afrontar un viaje de ida como para volver a adaptarse a la atmósfera de la Tierra.

Simulación de cómo podría ser la colonia.


Usar recursos que ya estén ahí

Ya os he explicado que quieren sacar agua del propio suelo de Marte, y también usar energía obtenida con paneles solares. Además, la idea es obtener el oxígeno del agua por electrolisis (una reacción química en la que se parte el H20 que es el agua en hidrógeno y oxígeno).

Por otro lado, gases de la atmósfera marciana, como el argón o el nitrógeno pueden usarse para la atmósfera del hábitat humano. Me explico: en el aire tenemos un 21% de oxígeno, un 78% de nitrógeno (N2) y el resto de varios gases. Nosotros simplemente respiramos el oxígeno. La idea en Marte sería fabricar el oxígeno como he dicho y usar estos gases de la atmósfera de Marte para crear la fracción inerte. Esto supone mucho ahorro si lo comparamos con llevar nuestro propio aire.

Otras ventajas

Los organizadores de la misión sostienen que no van a tener que inventar nada nuevo, que "ya está to' inventao". Aunque sí es cierto que no tenemos ahora mismo muchas de las tecnologías necesarias, sí que consideran que no hay que hacer ninguna mejora tecnológica grande, así que podrán estar listas (supuestamente).

Además, ellos sostienen que el hecho de que Mars One sea un proyecto internacional, que no depende de ningún gobierno, es una ventaja. Así no depende de presupuestos que le dé un país (pero sí de donaciones y derechos de monetización, lo cual no sé si es mejor) y no estaría afectada por posibles conflictos.




Todo esto está muy bien, pero evidentemente es la información que da la página. Es obvio que los organizadores de Mars One no van a poner en su página que la misión no es viable y nada va a salir. Sin embargo, lo que sabemos hasta ahora no es tan bonito. Tenemos que admitir que el proceso de selección de candidatos ha ido como se proyectó, pero supuestamente, para estas fechas ya debería haber empezado el proceso de entrenamiento y selección de las cuadrillas definitivas. Y esto, por lo que sabemos, no ha empezado todavía. No he encontrado ninguna noticia en Internet que haga referencia a que empieza la ronda o a que se retrasa, así que hasta nuevo aviso, aquí no hay movimiento (y antes de que preguntéis, sí, en la página parece que siguen activos).

Por otro lado, la gran mayoría de dinero que se ha recibido hasta ahora no se ha destinado a nada técnico, sino a gastos de diseño e imagen. Que sí, que es lógico que al principio tengan que promocionarse para conseguir más inversores y participantes, pero también debería haber gente trabajado en los cálculos, diseño de procesos técnicos y etc. Esto ya de primeras huele mal.



Además, en la página web se publica cómo se harán las cosas, pero no se dan detalles. Por un lado podría ser lógico si consideramos que no quieren que nadie les robe lo ideado. Pero por otros, muchos nos quedaríamos más tranquilos si tuviéramos enlaces a planos, cálculos, artículos científicos... que nos mostraran exactamente cómo se va a llevar a cabo la misión. Además, también dicen que no van a publicar los presupuestos ni el dinero que han reunido hasta ahora, lo que echa aún más para atrás. Hace un tiempo también hicieron una campaña de crowdfunding para recaudar fondos, pero una cantidad ínfima comparada con lo que hacía falta, lo cual no tiene el menor sentido.

Por último, he leído noticias que dicen que se descubrió que los organizadores de Mars One seleccionaban para formar parte de los 100 candidatos no a los más aptos, sino a los que más pagaban. Es decir, que con dinero podías llegar a estar aquí. La verdad es que no sé hasta qué punto esto es cierto, porque también podría ser un bulo.


¿Y mi opinión?

En mi opinión, Mars One es más una estafa que un proyecto real. Por la información que puedes ver en la página, todo parece bonito y real, pero es fácil ver que las misiones en realidad no van a ninguna parte, y solo se están preocupando de sacar dinero. He leído que las misiones que se iban a lanzar en 2018 se habían cancelado, pero de nuevo, no puedo confirmar que sea cierto.

Lo que sí es verdad es que desde la organización vemos una transparencia a medias, es decir, nos dicen lo que queremos oír, pero no dan detalles. Es como si estuvieran pidiéndonos un acto de fe, algo que en la ciencia no puede ser.

Eso, sumado a que esta misión es extremadamente difícil y requiere un presupuesto y una tecnología difícilmente alcanzable, que no tiene pinta de que vayan a conseguir, hace que me cueste muchísimo tomar en serio a Mars One.



Pero no todo son malas noticias...

El hecho de que Mars One haya acabado siendo (probablemente) una gran estafa, no quiere decir que ir a Marte vaya a ser imposible.

Se cree que uno de los principales problemas de un viaje tripulado a Marte es la falta de financiación. Por eso, de momento no se está haciendo, pero si se consiguiera el dinero (pongamos que por algún motivo se conviertiera en prioridad) todo sería mucho más fácil.

Otro de los inconvenientes son los problemas de salud a los que tendrían que enfrentarse los astronautas: desde los rayos cósmicos hasta el cambio en gravedad. La parte buena de esto es que, si hablamos de un viaje solo de ida, será más fácil que acaben adaptándose (va a sonar fatal, pero no tienen que volver a la Tierra sanos porque no van a volver). La parte mala es que, sea un viaje solo ida o ida y vuelta, sigue habiendo problemas complicados de solventar.

Pero complicados tampoco significa imposible. Y además, no estamos diciendo que tenga que ser YA. Por ejemplo, la ESA (Agencia Espacial Europea) propuso en 2001 el programa Aurora, que en uno de sus puntos incluye una misión tripulada a Marte en 2033 aproximadamente. También la NASA tiene unos proyectos llamados "Mars Design Reference Project", y aunque no hay nada concretado, llevan desde la década de los 90 mejorando el programa. Y la última noticia que tenemos data de Marzo de 2017, cuando se presentó el Deep Space Transport, un transportador interplanetario tripulado. Se espera que esté operativo para 2027 y podría servir para llevar gente a Marte, tanto a su propia superficie como a las lunas.

Imagen de la superficie de Marte.

En conclusión, viajar a Marte no es algo utópico. Ya se está poniendo interés en ello y quizás pronto sea una realidad (y con pronto me refiero para 2040, porque ya sabéis que a menudo estas cosas se retrasan). Lo que hay que tener en cuenta es que hace falta mucho dinero e interés. Evidentemente, si ocurriera algún evento que despertara un interés enorme, todo iría mucho más rápido.

Y aunque Mars One sea una estafa, espero que este post os haya dado muchas muchas ideas. Para empezar, un proyecto privado suena muy interesante, porque es algo que no se ve normalmente. Segundo, lo de obtener dinero televisando la misión me parece genial como idea para una historia, porque suena muy Gran Hermano, muy 1984. Y si empezaran a animar las cosas para ganar audiencia, sería aún más utópico.

Por último, la mera idea de ir a crear una colonia permanente en Marte ya es muy de ciencia ficción. Como sabéis, cuando Mars One abrió inscripciones, muchísima gente se apuntó. Estaban dispuestos a no volver a la Tierra nunca a cambio de poder ser los primeros habitantes del planeta rojo. A mí, desde luego, me parece de locos y no lo haría en la vida, pero ¿y vosotros?¿estaríais dispuestos a dejarlo todo por ir a Marte?



Esto ha sido todo por esta semana. Si os ha gustado, compartid en las redes, dejadme comentarios (estaré encantada de leer vuestra opinión sobre esto) e incluso podéis invitarme a un cafelito virtual. Mientras tanto, ¡nos vemos la próxima semana!


Raquel Alonso Román

4 comentarios:

  1. ¿Te das cuenta de las inmensas posibilidades que este artículo que has escrito ofrece para una novela? ¡Muchísimas gracias por escribirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Me doy cuenta, por eso lo he escrito. Muchas gracias por pasarte y comentar, un saludo :D

      Eliminar
  2. Un gran artículo, con bastante carne para poner en asador. Solo tengo una pequeña inquietud, que no es tanto así porque no me he puesto a investigar en el tema... ¿En Marte hay atmósfera? Creo haber leído alguna vez que no por la inexistencia de un campo magnético no se puede mantener gases sujetos al planeta (que sí, que en algún momento tuvo, pero por esa misma razón se diluyó).

    Sin embargo, en una parte de tu entrada dijiste que usarían elementos de la atmósfera marciana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas, Antonio, gracias por pasarte!
      Te explico, Marte sí que tiene atmósfera, aunque es bastante más tenue que la de la Tierra (es decir, ejerce muchísima menos presión). Sí que es cierto que se va perdiendo poco a poco, sobre todo por lo que tú dices de la inexistencia del campo magnético y por el viento solar. No es que "no se puedan mantener gases pegados" sino que es más fácil que estos escapen. Espero haberte ayudado pero si quieres leer un poco más te dejo un enlace: http://cab.inta-csic.es/rems/es/atmosfera-de-marte/
      ¡Un saludo!

      Eliminar

Instagram